lunes, 2 de octubre de 2017

La vida subterránea de las ciudades: el metro de Múnich.

El metro es el rey de los transportes públicos en las grandes ciudades y , como no podía ser menos, Múnich cuenta con una red propia que se inaguró en 1971, impulsada por la celebración de los Juegos Olímpicos en la ciudad justo un año después. Esta puesta al día, nos deja un metro que mezcla su estética setentera general con nuevas paradas de mayor modernidad. Como sabemos que a la hora de desplazarnos, el metro es la opción más utilizada, a continuación te hablaremos un poco más sobre él y te revelaremos algunas de las estaciones más curiosas de la ciudad.

¡Empezamos!

En el tercer puesto del ranking, detrás de Berlín y Hamburgo, el metro o U-bahn de Múnich cuenta con seis líneas y cerca de 100 estaciones que conectan toda la ciudad, que junto con la red de trenes S-bahn, los tranvías y autobuses, dan servicio a prácticamente un millón de visitantes que lo utilizan en su día a día.
Estación de metro Candidplatz- Autor: Martin Falbisoner- Wikipedia- The Free Encyclopedia.
El aspecto más neutral y anodino que normalmente tienen las estaciones de metro, contrasta con la animada parada de Candidplatz. Su forma en curva te hará creer que entras dentro de un arcoíris y su progresión gradual de colores, desde los fríos azules hasta los cálidos naranjas y rojos, te harán sentir como en una montaña rusa ya de buena mañana. Siguiendo el gusto por el colorido, las paredes de Georg-Brauchle-Ring, se cubren con 400 piezas metálicas de colores muy vivos cuya disposición y forma puede recordar, sobre todo a los más nostálgicos, a la carta de aguste del televisor.

Bajo el conjunto del Olympiapark, la estación de Oberwiesenfeld, recurre al clásico contraste entre el blanco y el negro para crear un laberinto de paneles de aluminio imposible de descifrar que a su vez resalta al compararse con la estridencia del naranja escogido par la pared contraria.

muenchen.de
Como si de un escenario de película de ciencia ficción se tratara, la parada de Westfriedhof ofrece al visitante una imagen ciertamente misteriosa. Sus paredes desnudas que dejan ver la naturaleza del material junto con su peculiar iluminación en rojo, amarillo y azul, son las señas de identidad de este espacio urbano.

Por último, conectando con la importancia de la iluminación, el mundo subterráneo muniqués nos deja un último ejemplo. En los años 2008-2009 la estación Münchner Freiheit fue rediseñada aplicando un nuevo concepto de brillo y transparencia a este lugar. Techos de espejo, paredes cubiertas por listones de un amarillo estridente y columnas iluminadas en azul ofrecen una visión, que entre futurista y ochentera, será el escenario ideal para tus fotos de Instagram.

¡Ve más allá de los simples túneles y adéntrate en el metro de Múnich con otros ojos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario