jueves, 27 de abril de 2017

Un ritual que permanece en nuestros días, el #Maibaum de Múnich

Es cierto que en Baviera la tradición cobra mucha importancia entre los lugareños. Festividades y costumbres que perduran con el paso de los años, recreando momentos de gloria (o no tanto) pero que mantienen a su pueblo unido. Uno de estas tradiciones, se celebra el 1 de mayo y se conococe como el Maibaum o Árbol de Mayo, una celebración a nivel mundial, pero con más importancia en Alemania,  que no te deberías perder.


El Maibaum es un tronco de árbol muy característico, que requiere una preparación para su construcción. Con la ayuda de expertos que seleccionan el árbol, carpinteros y artesanos que lo construyen; se necesitan muchas manos para poder colocar en la Viktualienmarkt este adorno con éxito. Su colocación puede ser con ayuda de maquinaria, o en los casos donde se prefiere seguir la tradición, se lleva a cabo con las propias manos de las ayudantes y cuerdas para elevarlo.

Aunque los colores del árbol dependen de la zona, en Baviera son representativos el blanco y azul. Normalmente los adornos están basados en figuras oficios típicos, comidas y bebidas de la región, lo cual hace que la tradición esté muy latente.

Por si esto fuera poco, cada pueblo vecino compite por tener el mejor Maibaum, con mejores adornos y decoración. A este adorno, se suma un pequeño juego que envuelve la tradición. Esto significa, que los vecinos de las localidades colindantes tratan de hacerse con el árbol de los otros pueblos, como si fuese una especie de "secuestro" donde la recompensa de quien se haga con el preciado bien será un "rescate" basado en comida y bebida que recibe el nombre de "Brotzeit".

 Esta no es una tarea fácil, ya que ningún pueblo ha conseguido"tomarlo"en años hasta hoy. Este 2017 fue la primera vez que el famoso estandarte ha desaparecido, sería la noche del lunes 10 de abril y tras una reunión de negociación, la recompensa se basará en una gran comida acompañada de la mejor cerveza de Múnich para los intrépidos ladrones del Maibaum.

Foto: Lukas Fleischmann
Una forma muy característica de mantener este ritual pero con un significado que difiere a años pasados. Antiguamente se consideraba esta ceremonia como una invocación a la fertilidad, hoy en día es simplemente una costumbre en equipo que reúne a vecinos para trabajar en conjunto, disfrutar de una fiesta gastronómica, baile y traje típico.

Una experiencia de lo más alemana que nos ayuda a entender y conocer su cultura de una forma muy amena y acompañada con lo mejor de su gastronomía. Una razón más para coronar a Múnich como la gran joya bávara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario