viernes, 24 de febrero de 2012

"BIERGÄRTEN": 200 años de tradición


Una cerveza bajo los castaños, acompañada de un Brezel, es para los bávaros algo esencial. Los llamados “Biergärten” son una tradición de por lo menos dos siglos, lo cual ofrece un motivo para celebrar.

Beber cerveza al aire libre tiene en Baviera tradición. Los jardines o terrazas al aire libre donde se sirve cerveza son conocidos como Biergärten, “jardines de la cerveza”, y cumplen en Baviera sus primeros 200 años. El 4 de enero de 1812, el rey Max I de Baviera autorizó a los productores de cerveza a vender directamente a sus clientes la cerveza que se fermentaba en sus sótanos. Por ello, se ha declarado el 2012 en el año del Biergarten”.






Su historia
Cuando comenzaron a producir, las cervecerías alemanas almacenaban el líquido dorado en sótanos con el objeto de que se mantuviera fresco durante todo el año y sacaban el producto en jarros. Alrededor de ellos sembraron árboles como castaños, cuyas cerradas hojas proporcionaban una fresca sombra durante el verano, lo que ayudaba a mantener una temperatura adecuada en los depósitos. La sombra fresca era también apreciada por viajeros que descansaban mientras disfrutaban de un jarro de cerveza. Y quienes iban a comprar cerveza a menudo volvían a casa con la jarra vacía. Así fue como nacieron los jardines de cerveza. Como los clientes tenían derecho a llevar y consumir su propia comida, pagando solamente por la bebida, estos lugares ganaron popularidad, enojando a los posaderos que veían huir a su clientela. Las tensiones escalaron y el conflicto entre los posaderos y los productores de cerveza provocó más de un pleito de manos, hasta que un decreto real de 1812 impuso la paz.


Según esa ley los cerveceros tenían derecho a ofrecer su cerveza de junio a septiembre, para que fuera bebida en ese momento. Además podían ofrecer pan, pero la venta de otras bebidas y alimentos quedó prohibida. “A los hosteleros y posaderos no les quedó más remedio que aceptar el nuevo reglamento”, afirma Michael Stephan, director del archivo de la ciudad de Múnich. Pero como los huéspedes no querían beber con el estómago vacío,  llevaban sus propios alimentos y de la costumbre surgió la tradición. Algunos visitantes se sorprenden al ver a los lugareños sacar sus propios manteles y colocar sobre la mesa viandas típicas como salchichas, carne o pescado ahumado, queso, rábanos e incluso colocar sus propios cubiertos y prender velas.
Entre tanto no todos los locales aceptan que los clientes traigan su propia comida, pero dado que es una tradición tan larga, un anuncio a propósito puede verse a la entrada de los locales.

Sus cervecerías
A continuación te dejamos una lista con los Biergärten que no te puedes perder si visitas la capital Bávara:

Augustiner Keller
Uno de los Biergärten más antiguos de Múnich, que data del año 1812, cuando el rey Luis I premitió por primera vez la venta de cerveza directamente de los sótanos de las cervecerías.  En el terreno sobre las bodegas se plantaron castaños y tilos para mantener la sombra. El Biergarten prácticamente no ha cambiado desde su última renovación en 1896.  

Löwenbräu Keller
A los más tradicionales les va a encantar el Löwenbräu: situado tan cerca de la fábrica, donde incluso puedes oler el grano mientras saboreas tu cerveza. Reconstruída tras un bombardeo aéreo en 1944, con una capacidad que fue reducida de 8000 comensales a 1000. Los amantes de la cocina no pueden dejar de probar el Obatzda, queso de untar de la región, y los Brezeln

Torre china en el Englischer Garten
Nombrado por su situación a los pies de la torre china en el pintoresco Jardín Inglés,  este es uno de los Biergärten más grandes de la ciudad, con asientos para unas 7000 personas. Su proximidad con la universidad significa que atrae a una clientela joven, pero a pesar de esto, sigue siendo uno de los  Biergärten más tradicionales. Ha habido una banda tocando todos los fines de semana desde el  1800, que puedes disfrutar en tu visita a Múnich.

Hofbräukeller
Una alternativa calmada a la locura del centro de la ciudad. En el distrito de Haidhausen tiene un área de recreo y un área de juego para niños, lo que lo hace ideal para familias. Con su espeso toldo de castaños y sus interminables filas de asientos (con capacidad para 1800 personas) es un lugar genial para tomarse una cerveza cómodamente. 

Seehaus
En el extremo norte de la ciudad, el Seehaus puede resultar un poco más caro que los otros  Biergärten , pero su localización, a la orilla de un lago repleto de cisnes llamado Kleinhesseloher, hace que merezca la pena el esfuerzo. Su restaurante es famoso por su creativo menú, mientras que los quioscos del jardín sirven de todo, desde codillo asado hasta Bouletten (albóndigas berlinesas). 

Muffatwerk Biergarten
Algo completamente diferente: platos de inspiración mediterránea en lugar de salchichas, Reggae en lugar de música folclórica. Este Biergarten forma parte del complejo de desarrollo artístico y cultural Muffatwerk. Entre las cervezas que ofrece su puede encontrar Lammsbräu, una variedad ecológica, y el jardín es popular entre los ciclistas dada su proximidad con el circuito para bicicletas del río Isard. www.muffatwerk.de

PROST! PROST! PROST! PROST!

No hay comentarios:

Publicar un comentario