miércoles, 13 de junio de 2018

Lucha por la libertad. El grupo La Rosa Blanca

Múnich, uno de los puntos claves en el desarrollo de la historia del nazimo es también lugar de nacimiento de uno de los grupos de resistencia al régimen más importante de aquel tiempo: la Rosa Blanca. 

La Rosa Blanca
Monumento en el interior de la Universidad . Foto: ©cultour-incoming
La Rosa Blanca es el nombre que eligió un grupo de estudiantes de Múnich, ejemplo de resistencia pacífica y de gran valentía, que consiguió con su palabra plantar cara al régimen de la Alemania nazi. El núcleo surgió de la iniciativa de dos alumnos de medicina de la Universidad Ludwig-Maximilians: Alexander Schmorell y Hans Scholl, a los que se añadieron el profesor de filosofía Kurt Huber y los estudiantes Christoph Probst, Willi Graf, Hans Leibelt y Sophie Scholl, hermana pequeña de Hans.

Estos estudiantes procedían de familias aburguesadas y cristianas -en el caso de los Scholl eran de pensamiento liberal- que inculcaron a sus hijos valores como el de la tolerancia. En concreto los hermanos Scholl, dos de las figuras más representativas del movimiento, se vieron impresionados en un primer momento por la euforia que traía consigo el nacionalsocialismo, ya que formaron parte de las Juventudes Hitlerianas hasta que empezaron a percibir las contradicciones del gobierno, analizándolo con una mirada crítica. Pero hubo un nuevo impulso que les llevó a actuar. Tras haber participado en labores de asistencia sanitaria en hospitales de campaña, conocieron de primera mano los testimonios de soldados acerca de las matanzas en masa de ciudadanos polacos y rusos.

Sus acciones consistieron en utilizar el poder de la palabra para difundir sus ideas. Así comenzaron a repartir panfletos en junio de 1942 y, hasta el momento el en el que el grupo será disuelto en febrero de 1943, elaboraron hasta 6 diferentes. Los primeros se distribuyeron entre otros intelectuales y personas de su círculo recurriendo en muchos casos a la guía de teléfono. A sus textos, en los que se invitaba a la resistencia, se sumaban pintadas e
n la capital muniquesa con lemas como "Libertad" o "Abajo Hitler".

El momento clave que marcó el fin llegó la noche del 18 de febrero de 1943, cuando los hermanos Scholl repartieron en la Universidad sus últimas octavillas. Hans las volcó desde la escalera con la intención de que los estudiantes que salían de clase se inundaran de ellas, pero el conserje al ver lo ocurrido agarró a Sophie y en poco tiempo la Gestapo se plantó en el edificio siendo ambos detenidos y asumiendo toda la culpa.

El 22 de febrero de ese mismo año serán ejecutados tras un juicio en el que fueron acusados de traidores. Tras este, llegaron otros procesos en abril de 1943 y octubre de 1944 que se cobraron cuatro víctimas más y numerosas penas de prisión. Sin embargo, a pesar de este triste desenlace, su voz siguió difundiéndose y este último ejemplar del grupo consiguió una difusión sin precedentes. Cayó en manos de fuerzas aliadas y, en plena guerra, los aviones británicos lanzaron cientos de copias por toda Alemania.

Memorial que recrea los panfletos del grupo: Foto: ©cultour-incoming
En la actualidad son recordados en la plaza de la Universidad ya que en uno de sus lados se ha rebautizado como Plaza de los Hermanos Scholl y al otro lado se ha nombrado como Plaza del Profesor Kurt Huber. También en el suelo de este espacio existen unas placas que reproducen las octavillas que realizaron y añaden algunas imágenes de los integrantes del grupo y en el hall de entrada se les recuerda con un pequeño conjunto conmemorativo

miércoles, 6 de junio de 2018

Múnich desde las alturas: Alter Peter

Las mejores vistas sobre la Marienplatz están sin duda desde la torre del siglo XIV de la iglesia de San Pedro o Alter Peter (Viejo Pedro) como se la conoce en la ciudad, apodo que realmente hace referencia a su torre de 91 metros de altura.

Iglesia de San Pedro. Foto: © Jorge Royan/http://www.royan.com.ar/CC BY-SA 3.0


Alter Peter
Conocida de esta forma, la iglesia de San Pedro tiene el privilegio de ser la más antigua de Múnich se remonta al siglo XI y como muchos edificios históricos a lo largo del tiempo ha ido sufriendo modificaciones. En 1278 se remodeló completamente como una iglesia gótica y posteriormente en el siglo XVIII se hizo su reforma más destacada, dejando un interior totalmente barroco en el que destaca su altar mayor con la imagen de San Pedro. Después de la Segunda Guerra Mundial la iglesia fue destruida casi por completo así que buena parte de lo que vemos se debe a la restauración posterior.

Oteando las alturas
Además de lo interesante del edificio en sí mismo, la Ater Peter nos ofrece las mejores vistas hacia la Marienplatz. Una vista de lujo del ayuntamiento así como de la reina del centro histórico de Múnich, la Frauenkirche y un poco más allá, como colofón, la vista de los Alpes. Todo esto se aprecia desde la torre principal del edificio en una visión que desde luego, no es apta para los que tienen miedo a las alturas ya que el mirador es como un balcón que abraza dicha torre por lo que estamos al aire libre.

La torre está abierta todos los días y tendrás que subir cerca de 300 peldaños para llegar a las alturas. El acceso a la iglesia es gratuito pero no así la torre cuyos precios de entrada son los siguientes:
Adultos: 3€
Estudiantes entre 6 y 18 años:1€
Estudiantes con justificante: 2€
Niños menores de 6 años: gratuita.


viernes, 18 de mayo de 2018

St. Maximilian y su entorno: arquitectura y relax

St. Maximilian hacia 1915. Foto: dominio público/
Wikimedia Commons (Bildarchiv Foto Marburg
Aufnahme-Nr. 121.113)
La iglesia católica de St. Maximilian se levanta imponente en las inmediaciones del río Isar en el barrio del Isarvorstadt. Un lugar ideal para visitar este imponente edificio neorománico al tiempo que se puede disfrutar de un tranquilo paseo o de un baño en el río, que en días calurosos como los que estamos teniendo, es un propuesta a considerar.

La Iglesia
Contruida entre 1895 y 1901, esta edificación nace de la necesidad de nuevos espacios de culto en Múnich puesto que las iglesias de la ciudad estaban super pobladas. Durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial sufrirá las consecuencias de los impactos que podemos ver hasta la actualidad, porque, durante los procesos de reforma que comenzaron en 1949, sus torres nunca recuperaron los remates que se dibujaban en el skyline muniqués.

Sus formas nos remiten a los ejemplos del románico alemán, reintepretados y con mayor grandeza. Su neorrománico conecta con el pasado arquitectónico germano, presente en las arquerías de medio punto y en la rotundidad de sus muros y su estética.

Vista desde el Reichenbachbrücke hacia el Deutsches Museum.
Foto: JaBB/flickr/CC BY-NC-ND 2.0





Las inmediaciones
Junto a la St. Maximilian, que fue conocida como la "Notre Dame del Isar", se nos aparece un entorno verde y otras edificaciones destacadas como por ejemplo el puente Reichenbachbrücke. Un puente de 135 metros de longitud que fue construido en 1842. Desde él también se puede divisar el impresionante Deutsches Museum, el museo más grande de la ciudad consagrado a estudiar los avances de la técnica y la ciencia. Pasearse desde aquí sigueindo el curso del río Isar o tumbarse a la orilla del mismo a disfrutar de los los días de buen tiempo es una de las opciones si estás en la capital bávara y quieres desconcectar del centro.


jueves, 3 de mayo de 2018

¿Cómo llegar del aeropuerto al centro de Múnich?

Hace unos meses que el aeropuerto de Múnich estuvo de total actualidad gracias a un ayudante muy especial. Desde mediados del mes de febrero y durante cuatro semanas han desarrollado una prueba piloto en la terminal 2 en la que han incluido un robot humanoide que ayuda a los viajeros con sus dudas. Su nombre es Josie Pepper y está equipada con inteligencia artificial para responder a las preguntas que los viajeros le plantean. La máquina interpreta lo que le decimos y su acceso a los datos del aeropuerto le permiten darnos la respuesta que esperamos.

Actualmente no te encontrarás con Josie pero con este post podrás resolver una de las dudas más frecuentes cuando aterrizamos en un aeropuerto: ¿y ahora como llego al centro?

Más de una posibilidad
Este aeropuerto comenzó a funcionar en 1992, se trata del segundo en importancia el país después del de Frankfurt y cuenta únicamente con dos terminales. Está situado a 38 km de la ciudad y la opción más utilizada para llegar al centro es el transporte público. Deberás usar las líneas del s-bahn S1 y S8, las cuales cuentan con una frecuencia de 20 min (cada 10 minutos sale una u la otra) y tendrás que fijarte en las paradas que hacen ambas para ver cual es la que más te conviene. Funcionan desde las 4:00 horas de la mañana hasta la 1:00 horas de la madrugada.

Como no podía ser de otra forma, tendrás que comprar un billete de transporte que sea válido desde la zona 4 (aeropuerto) hasta la zona 1 (centro ciudad), el cual tiene un coste de 11,60 €  (precios de 2018) por adulto, pero es posible adquirir el Airport City Day Ticket por 13€ si vas a moverte en transporte público todo el día (válido desde la compra hasta las 6:00 horas de la madrugada). Además existen otro tipo de billetes turísticos y de grupo que pueden adecuarse mejor a tus necesidades. Recuerda que podrás cambiar el idioma de las máquinas a español y de esta forma comprar la mejor opción.

Otra alternativa accesible es el autobús. La compañía de vuelo alemana Lufthansa ofrece un servicio de transporte entre el aeropuerto y la ciudad que suele tardar sobre 45 minutos. Cuenta con dos paradas, una en el barrio bohemio de Schwabing y la otra en la Hauptbahnhof (estación central de trenes). El coste del billete es de 10,5€ y de 17€ si se compra ida y vuelta (puede adquirirse directamente en el autobús y hay descuento para los niños entre 6 y 14 años), con una frecuencia de 15 minutos. Para saber que horario se ajusta mejor a tu llegada y salida, lo mejor es consultar su página web.

El taxi es la opción ideal para llegar justo a tu destino sin tener que preocuparte de las líneas, tiempos y conexiones. La duración aproximada del trayecto son unos 40 minutos y suele costar en torno a los 70€.

Por último cabe mencionar la posibilidad de contratar un servicio de transfer privado con alguna compañía o la de alquilar un coche en el propio aeropuerto. Sea cual sea tu elección, lo importante es conocer las opciones, así que ahora, ¡tú decides!

viernes, 27 de abril de 2018

Lange Nacht der Musik

Múnich se prepara porque este fin de semana la ciudad se llena de música. El sábado 28 de abril a partir de las 20:00 horas y hasta las 3:00 horas de la madrugadas, la capital bávara reunirá cerca de 400 actuaciones y concierto,s en más de 100 localizaciones distintas. Una noche en la que los muniqueses y todos aquellos que se precien podrán disfrutan de los más diversos géneros musicales.


¿En qué consiste?
La Larga Noche de la Música, como podríamos traducirla, animará la escena nocturna muniquesa con cuatro recorridos principales entre los que poder escoger. Los conciertos no solo se realizarán en las grandes instituciones culturales de la ciudad como el Gasteig, sino que bares, tabernas, iglesias, lugares peculiares como la sede central de Siemens, etc. , se unen a la fiesta con música en directo, danza, cabarets y hasta visitas guiadas con la temática musical como protagonista. Así, no solo los lugares son diversos sino que las manifestaciones musicales también lo serán, en una noche donde tendrán cabida todos los estilos. Desde música sacra hasta beatbox, pasando por el blues o el jazz... ningún género se escapa a esta cita.

El punto de referencia y partida es la Odeonsplatz, desde el que parten buses lanzadera que recorren el centro de Múnich en cuatro recorridos: el del centro de la ciudad, el del suroeste, el del barrio de Schwabing y el tour del este. Cada 10 minutos salen desde la plaza y no existen restricciones, se puede cambiar de una ruta a otra sin problema. 

¿Qué necesitas?
Antes de nada mucha energía, te hará falta para pasar de una actuación a la siguiente y si eres de los que bailan, pues mucho más. Pero más allá de la motivación personal necesitarás un ticket por valor de 15 euros con el que podrás utilizar los buses para moverte libremente por todos los eventos, así como acceder a los mismos.

Podrás comprar tu entrada el propio sábado a partir de las 13:00 horas en el stand que se pondrá en Odeonsplatz (donde también se informará a los interesados) o directamente, con el inicio del evento, en los lugares participantes. Si eres precavido y prefieres adelantarte unas horas al sábado, consulta su portal oficial para obtener toda la información.

Tú mismo decides el itinerario musical que más se ajuste a tus gustos en una noche que de seguro, se te pasará volando.

viernes, 20 de abril de 2018

Paul Klee en Múnich

La capital bávara goza del privilegio de tener un conjunto museístico verdaderamente rico. Sus pinacotecas nos ofrecen un amplio repaso por la historia del arte y sus exposiciones temporales completan y enriquecen las posibilidades para disfrutar de la ciudad. La Pinakothek der Moderne presenta la obra del artista Paul Klee (1879-1940) en un exposición temporal de la cual se podrá disfrutar hasta principios de junio, concretamente hasta el 10 de dicho mes.

Paul Klee (1879-1940)
Paul Klee en 1911.
Foto: Alexander Eliasberg/Wikimedia Commons/dominio público
Artista indiscutible de gran modernidad, su estilo particular y su creación diversa dificultan su catalogación en un único movimiento, características que lo hacen único y personal. La música será uno de los elementos fundamentales en la vida y obra del pintor, disfrutando de esta conexión gracias al ambiente en el que se crió, puesto que nace en el seno de una familia de músicos.

Además, esta exposición es especial porque sus inicios artísticos están estrechamente relacionados con Múnich, ciudad en la que se formó artísticamente y en la cual se gestaron grupos vanguardistas como Der Blaue Reiter (El Jinete Azul), círculo en el que participará y coincidirá con artistas de la talla de Wassily Kandinsky o Franz Marc.

En su obra, Klee quiso ir más allá de lo racional con formas que abrazan la abstracción y el surrealismo caracterizadas por el uso del color y cierta inocencia o estilo naif en su estética. Pero la modernidad que lo caracteriza fue censurada durante los años de la Alemania Nazi, momento en el que se trasladó a Suiza permaneciendo allí hasta su muerte en 1940.

La exposición
"Paul Klee. Construcción del misterio", es el título que han elegido para esta exposición. En ella el punto principal es el trabajo que realizó en la década de 1920, un momento caracterizado por la experimentación y el avance del mundo tecnológico - y como el artista lo aplica en sus obras -, así como por sus años de enseñanza en el proyecto de la Bauhaus.

Pinakothek der Moderne. Foto: Rufus46/Wikimedia Commons/CC BY-SA 3.0
A partir de la colección propia y de un extenso préstamo de más de 120 obras procedentes de instituciones internacionales, se crea una exposición que nos permitirá apreciar pinturas que raramente se ha exhibido ya en la Pinakothek der Moderne. Este conjunto se completa con la presentación paralela de "Paul Klee. Paisajes" en el centro Franz Marc Museum Kochel am See, a la que los amantes incondicionales del genio que quieran hacer un repaso por sus diferentes facetas, tendrán acceso con la misma entrada.

Información práctica
De martes a domingo en horario de 10:00 a 18:00 horas, los jueves hasta las 20:00 horas (este es también el horario del museo en sí mismo).

El precio de las entradas es de 15€ regular y de 10€ reducida y además permite visitar la exposición permanente. Los menores de 18 años entran gratis al museo.

jueves, 5 de abril de 2018

El equipo rey: F. C. Bayern de Múnich

Esta semana se celebró el partido de ida de cuartos de final de la Champions entre el Sevilla y el Bayern de Múnich. El primer episodio no resultó del todo favorable para los sevillistas que perdieron ante el gigante alemán, pero veremos cual es el resultado del partido de vuelta que se juega el próximo miercoles día 11 en el Allianz Arena de la capital bávara.

Estadio Allianz Arena del F. C. Bayern de Múnich. Foto: Dirk Vorderstraße (Flickr)/ Wikimedia Commons/ CC BY 2.0

Un grande del fútbol alemán
El Bayern de Múnich es uno de los equipos más reconocidos de la escena del deporte rey alemán. Comenzó su andanza un 27 de febrero de 1900 en el Café Gisela en el barrio bohemio de Schwabing, donde once jóvenes se independizaron de club de gimnasia masculino MTV con la finalidad de crear su propio club de futbol. Solo veinte años más tarde ya contaba con 700 miembros.

A partir de aquí su ascenso fue imparable y liderados por el entrenador Udo Lattek llegaron los años setenta y con ellos uno de los momentos dorados para el conjunto rojiblanco. Triunfaron en 1974 ganando la Copa de Europa de Campeones contra el Atlético de Madrid en Bruselas, mismo año en el Alemania ganó una copa mundial con una plantilla en su mayoría procedente del Bayern. Jugadores como Sepp Maier o Franz Beckenbauer son nombre míticos del momento.

Imagen de un partido Bundesliga 2011. Foto: Jason Paris (Flickr)/wikimedia Commons/ CC BY 2.0
Otro importante repunte llegó a partir del 2000. Siempre pujantes durante las décadas de los ochenta y noventa, de nuevo ganaron visibilidad internacional con la UEFA Champions League de 2001. En 2013 llegó uno de los mayores logros de la casa. Fueron campeones de la Bundesliga, de la UEFA Champions League (venciendo a su máximo rival el Borussia Dortmund) y la Copa Alemana. Un triplete histórico obra de Jupp Heynckes. A continuación le seguirá Guardiola, con el que se apuntaron siete títulos a sus espaldas.

En la actualidad la salida de Carlo Ancelotti dejó espacio de nuevo para Jupp Heynckes, antiguo entrenador del equipo, que se hace cargo del mismo hasta el final de esta temporada dirigiendo al conjunto bávaro por cuarta vez a lo largo de su carrera.

Un club de reputación evidente que se alza como el equipo más representativo del país alemán. Hemos querido hacer un brevísimo repaso por alguno de sus hitos, pero el Bayern deja más momentos históricos por descubrir.